Logo BiomediKcal
gallery/whatsapp2
gallery/telephone-icon

Programe una Cita

"Hacemos Investigación & 

Formamos Científicamente"

Formación

Atrofia Girata


La Atrofia Girata de la coroides y la retina (AGCR) es una distrofia retiniana hereditaria, que se caracteriza por la atrofia progresiva coriorretiniana, miopía y catarata temprana.


La prevalencia se ha estimado en 1 / 50.000 en Finlandia.  Más de 200 casos confirmados bioquímicamente-se han reportado en la literatura internacional. Los casos también se han registrado en Canadá, Alemania, Italia, Israel, Japón, los Países Bajos y los EE.UU.


La edad al momento del diagnóstico es muy variable (1 mes - 44 años).  Una alta variabilidad fenotípica se observa entre los pacientes, incluso dentro de la misma familia, así como la variabilidad de progresión de la enfermedad. Las primeras quejas de los pacientes son la ceguera nocturna (nictalopía) y la constricción del campo visual causada por múltiples áreas circulares de atrofia coriorretiniana en la periferia. Con los años, las áreas atróficas aumentan, se unen y se extienden hacia la mácula que lleva a la pérdida de visión central en la 4ta a la 7ma década de la vida. Otras manifestaciones oculares incluyen la miopía con astigmatismo marcado, catarata subcapsular posterior temprana y edema macular quístico.


La AGCR está causada por mutaciones homocigotas o heterocigotas compuestas en el gen de OAT ornitina aminotransferasa (10q26) que codifica para la ornitina-degradantes, piridoxal enzima ornitina aminotransferasa dependiente de fosfato. Más de 60 mutaciones OAT se han identificado hasta la fecha. Una deficiente actividad de la enzima OAT resulta en hiperornitinemia. El mecanismo exacto que conduce a la atrofia coriorretiniana es aún desconocido.


El diagnóstico se basa en el examen oftalmológico que muestra las manchas típicas bruscamente demarcadas redondas de atrofia coriorretiniana situado circunferencialmente en la periferia, y las otras manifestaciones clínicas como la miopía y catarata temprana. El edema macular quístico se puede detectar con tomografía de coherencia óptica.  La autofluorescencia del fondo de ojo no se da en las áreas atróficas.  El electrorretinograma de campo completo muestra una reducción severa o amplitudes casi indetectables amplitudes en una etapa temprana de la enfermedad.  Los niveles de ornitina en suero, orina y líquido cefaloraquídeo son 10 a 20 veces superiores que en los de los sujetos sanos.  El diagnóstico puede confirmarse mediante pruebas de genética molecular del gen OAT.


Un fondo de ojo cuidadoso, imágenes de autofluorescencia del fondo de ojo y la historia familiar completa contribuye a delimitar el GACR autosómico recesiva de la coroideremia-X cromosómica.  A la menor sospecha de GACR, los niveles séricos de ornitina deben medirse para detectar hiperornitinemia.


AGCR sigue un patrón de herencia autosómico recesivo. El asesoramiento genético se debe proporcionar a las familias afectadas.

Los pacientes con AGCR deben ser remitidos a BiomediKcal, ya que varios estudios indican que una dieta con restricción de arginina (precursor de ornitina) o una dieta baja en proteínas puede reducir el nivel sérico ornitina y pueden retrasar la progresión de la atrofia coriorretiniana y la pérdida visual.  Los suplementos de piridoxina (vitamina B6) también se pueden dar, pero la mayoría de los pacientes parece ser que no responden. Puede ser necesaria la cirugía de cataratas.  En las últimas etapas con pérdida visual, debe proporcionarse dispositivos visuales de aumento.


El pronóstico ocular es pobre debido a que la constricción del campo visual y la pérdida visual son progresivas pudiendo causar ceguera. 
El diagnóstico precoz y el tratamiento dietético exitoso son importantes factores pronósticos.





Regresar a página de Nutrición para Enfermedades Médicas





  1. Orphanet